Demoliciones Reunidas (Demoresa) es una empresa joven y dinámica que nació en 2015 de la experiencia de más de quince años trabajando en el sector de la construcción y demolición en España. Sus máximas son la calidad y la profesionalidad, las cuales son abaladas por un alto grado de especialización tanto en demoliciones manuales como en derribos mecánicos. La compañía, cuya principal actividad se encuentra en Madrid y Murcia, ha conseguido posicionarse como empresa de confianza dentro del ámbito de la demolición, y es por ello que nuestro Consejo editorial ha decidido otorgarle el galardón a la Eficiencia en la I edición de los Premios ejecutivos Región de Murcia.

Demoresa es una sociedad unipersonal que nace hace dos años de la mano de Pedro Risueño Navarro. Natural de Mula (Murcia), y tras realizar sus estudios en Madrid, Pedro decidió apostar por dar continuidad al negocio familiar que se dedicó durante años al sector de la construcción de obra civil, y que quedó moribundo tras la caída de la actividad con la crisis económica.

En este contexto de decadencia y de lenta recuperación de la economía, una nueva rama crece con fuerza en las grandes ciudades: la rehabilitación de edificios. Este nuevo campo trae consigo numerosas actuaciones entre ellas la un sector pequeño, pero puntero, que se estaba tornando imprescindible en este nuevo escenario: la demolición. De esta circunstancia, en diciembre de 2015 se decide crear Demoresa.

Constante evolución

Desde entonces, el crecimiento de la empresa fue in crescendo, teniendo como principal campo de actuación Madrid y Murcia. En 2016 y dada la demanda de rehabilitación en Madrid, se decide abrir en la capital una delegación que abarque todos los proyectos resultantes en esta zona centro y alrededores, quedando la delegación de Murcia como sede central de la empresa.

En menos de dos años, Demoresa cobra peso, y tras reinvertir todos sus beneficios en infraestructura y RR.HH.,  pasa a posicionarse como una de las empresas de demolición más punteras de España, pasando a formar parte hace un año de la Asociación Española de Empresarios de Demolición (AEDED).

El desarrollo va ligado a importantes proyectos cerrados con grandes constructoras españolas, las cuales pasarán a formar parte de la lista de clientes junto a otras constructoras y estudios de arquitectura de menor envergadura. “El sector de la demolición es un sector muy pequeño y a su vez competitivo, lo que te obliga a diferenciarte del resto en muchos aspectos. Nosotros decidimos apostar por la tecnología, la seguridad y el medio ambiente, y el sector está respondiendo muy positivamente” explica Pedro Risueño.

Entre decisiones más reconocidas del director gerente de la compañía, que han marcado la evolución de la empresa, ha sido la ausencia de inversión en maquinaria pesada pero sí en infraestructura y tecnología. Demoresa arrenda el 85 % de la maquinaria que emplea lo que supone un riesgo mínimo en sus cuentas, ya que los gastos de maquinaria se convierten en variables en función del volumen de proyectos.

El compromiso de Demoresa con el medio ambiente y con la seguridad en el trabajo se traduce en inversión tecnológica. Demoresa ha adquirido en el último año tres unidades de Robot eléctrico de demolición Husqvarna DXR 140. Esto significa que un alto porcentaje de sus obras carece de emisiones de CO2 producidas por maquinaria pesada. Así mismo simboliza una apuesta firme e innovadora para introducir en las obras tecnología punta, no contaminante, operada bajo control remoto lo que disminuye considerablemente el riesgo de accidentes y garantiza la seguridad de nuestros trabajadores.

Proyectos

El currículum de la compañía lo engloban más de 120 proyectos ejecutados en dos años. Entre las obras más relevantes destacan:

  • Demolición interior del  Nuevo Hospital Universitario de Toledo (Toledo) para HUTE TOLEDO (OHL, Dragados y Acciona): Se trata de la obra más emblemática de Demoresa por su envergadura e importancia. Consiste en la demolición interior del mayor complejo hospitalario de Europa con más de 75.000 m2de superficie. Los trabajos consisten en la demolición de divisiones y apertura de huecos en los forjados para su posterior rehabilitación.
  • El Mercado de Frutas y Verduras de Legazpi (Madrid) realizado con FCC en 2016: El proyecto tenía como objetivo la adecuación de un antiguo mercado de frutas, propiedad del Ayuntamiento, con más 37.000 m2 de superficie para nuevos usos destinados a actividades sociales. Los trabajos consistieron en la limpieza interior del mismo con las correspondientes demoliciones de divisiones y apertura de huecos para dejar la superficie totalmente diáfana.
  • Demolición interior de edificio de oficinas ubicado en Alcobendas (Madrid): Proyecto realizado para Acciona en 2017. Actualmente está en curso la II Fase. La labor consistía en la demolición interior de un edificio de oficinas hasta dejarlo en estructura original para su posterior adecuación a la clasificación energética superior.